Playa Bluff



Playa Bluff es una de las mejores playas del Archipiélago de Bocas del Toro, presentando un atractivo contraste entre el mar de aguas transparentes y muchas veces de color turquesa, la playa de arena muy amarilla y lo verde del bosque húmedo que le sirve como marco a este extraordinario paisaje.

Es más que eso: su futuro está asegurado pues se trata de una Reserva Municipal a punto de convertirse en un Parque Nacional en la categoría de Refugio de Vida Silvestre, lo permitirá mantener el lugar prístino y sin la habitual influencia negativa del desarrollo descontrolado.

Y además, es un lugar de anidamiento de, al menos, tres especies de tortugas marinas, la Baula o Canal, la Carey y la Verde, que vuelven a esta playa, donde nacieron hace muchos años, a poner sus huevos después de una larga odisea por el Mar Caribe.

La reserva y también la región del proyecto, separada de la primera por una pequeña carretera, presenta una gran diversidad biológica que ha sido caracterizada durante varios estudios. Posee quebradas costeras, grandes extensiones de arena, una flora abundante y la presencia de mamíferos, reptiles, aves e insectos representativos de la región y que conforman parte de la vasta extensión de humedales que se extiende a lo largo de las regiones costeras transfronterizas entre Panamá y Costa Rica.